Bonos

Los bonos son valores de deuda utilizados tanto por entidades privadas como por entidades de gobierno, es una de las formas de materializar los títulos de deuda, de renta fija o variable y pueden ser emitidos por una institución pública (un Estado, un gobierno regional o un municipio) o por una institución privada (empresa industrial, comercial o de servicios).

Una de las principales características de los bonos es que el emisor puede fijar las condiciones según sus necesidades de financiamiento. Por esto hay títulos emitidos en diferentes monedas y plazos, a tasa fija o variable, con amortización (devolución del capital) al vencimiento o durante la vida del bono, y diferente periodicidad en el pago de intereses.

Los bonos otorgan una renta fija, ya que si se compran y se mantienen hasta el vencimiento, el inversor sabe exactamente cuál va a ser su ganancia. También pueden venderse en el mercado secundario anticipadamente, y así obtener una ganancia ante la suba de precio del título.

Tipos de Bono

Los principales tipos de bonos son:

  • Bono canjeable: Bono que puede ser canjeado por acciones ya existentes. No provoca ni la elevación del capital ni la reducción de las acciones.
  • Bono Convertible: Bono que concede a su poseedor la opción de canjearlo por acciones de nueva emisión a un precio prefijado. Ofrece a cambio un cupón (una rentabilidad) inferior al que tendría sin la opción de conversión.
  • Bono cupón cero: Título que no paga intereses durante su vida, sino que lo hace íntegramente en el momento en el que se amortiza, es decir cuando el importe del bono es devuelto. En compensación, su precio es inferior a su valor nominal.
  • Bonos del Estado (España): Títulos de deuda pública de España a medio plazo (2-5 años). Su nominal es de 1.000 euros y el pago de los intereses se realiza anualmente. Además de los Bonos, el Estado Español emite otros valores parecidos.
  • Bono de caja: Títulos emitidos por una empresa, que se compromete a reembolsar al vencimiento fijado el préstamo pactado; los recursos obtenidos con la emisión de estos bonos se dedican a las necesidades de tesorería de la empresa.
  • Strips: Algunos bonos son “strippables”, o divididos; puede segregarse el valor del bono en cada uno de los pagos que se realizan, distinguiendo básicamente los pagos en concepto de intereses (cupones) y el pago del principal, y negociarlos por separado.
  • Bono de deuda perpetua: Son aquellos que nunca devuelven el principal, (esto es, el nominal del bono, que generalmente coincide con la inversión inicial), sino que pagan intereses (cupones) regularmente de forma indefinida. Son los más sensibles a variaciones en el tipo de interés.
  • Bonos basura: Que se definen como títulos de alto riesgo y baja calificación, y que ofrecen, en contrapartida, un alto rendimiento.
  • Bono simple: Son aquellos que representan una deuda para la empresa que los emite y para el inversor con un derecho de cobro de capital e interés. El tenedor de un bono simple se constituye en acreedor de la empresa emisora.

Bonos de Riesgo

Dentro del bono se encuentra el riesgo asociado. Los principales son:

  • Riesgo de reinversión: Riesgo de no poder reinvertir los cupones a la misma tasa que la TIR.
  • Riesgo de tasa de interés: Al subir las tasas, cae el precio de los bonos. Genera un riesgo al no saber a qué precio se podrá vender el bono en el futuro ante una suba de tasas.
  • Riesgo de default: Riesgo de que el emisor no cumpla con el pago de renta o amortización.
  • Riesgo de iliquidez: Riesgo de no encontrar liquidez suficiente en el mercado secundario a la hora de querer vender el título. Para mitigar este riesgo, es recomendable operar bonos de alta liquidez en el mercado.
  • Riesgo de inflación: Riesgo que la tasa de inflación sea mayor que la tasa de interés obtenida en la inversión.
  • Riesgo de devaluación: Similar al riesgo de inflación, al realizar una inversión se desconoce el tipo de cambio futuro y una devaluación puede reducir la rentabilidad final de la inversión.
  • Riesgo de rescate anticipado o call: Hay bonos que cuentan con la cláusula que estipula que pueden ser rescatados por el emisor antes del vencimiento, a la par o encima de la par. Estos bonos tienen un mayor rendimiento que los que no tienen esta opción, ya que le genera al inversor un riesgo adicional, debido a que pueden ser recatados anticipadamente y el tenedor debe buscar otra inversión para colocar esos fondos.

También son muy comunes en los mercados emergentes los Bonos Amortizables (del inglés sinking fund). La particularidad que tiene este instrumento es que va retornando el nominal o capital adeudado en cuotas o mediante un programa de amortizaciones. A medida que se concretan las amortizaciones, el nominal va disminuyendo al igual que los intereses, ya que los mismos siempre se calculan sobre nominal o capital adeudado o residual.

Abrir chat
1
¿Hablamos de negocios?
THE BIG MARKET
Hola!
¿En qué podemos ayudarte?